En septiembre del año pasado llegó a LaLiLu La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves, una novela escrita por el brasileño Joca Reiners Terron. El libro fue editado por Almadía y tiene una inconfundible portada blanca diseñada por Alejandro Magallanes.

En octubre fue el libro elegido para el Club de Lectura LaLiLu. Este club ha sido una de las actividades constantes en la librería y tiene un funcionamiento sencillo: proponemos un libro mensual para leer en casa y nos reunimos a final de mes para comentarlo.

En aquel mes, diez ejemplares de La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves encontraron su dueño.

A mediados de noviembre una joven preguntó por el libro. Me dijo que dos personas le habían dicho que era muy bueno, que valía mucho la pena. Desafortunadamente, la reposición del libro aún no había llegado y la chica tuvo que irse con las manos vacías y con la promesa que sería avisada cuando lo tuviéramos nuevamente (esto ocurrió apenas hace una semana).

Cuando se fue me quedé pensando en la coincidencia de que la chica conociera a dos de las diez personas que leyeron el libro y que, además, ambas se animaran, en una conversación, a recomendárselo como lectura memorable. Creo que el club de lectura es uno de los proyectos más potentes de LaLiLu y está dejando una huella en todos los que participamos en él. Las lecturas que hicimos en 2015 (diez en total) no fueron sencillas, exigen un lector avispado y atento (como los que le gustaban a Cortázar) que esté dispuesto a dedicarle tiempo y ganas a la experiencia lectora. La charla de cada fin de mes se fue volviendo más profunda y la poca reticencia a nuevos autores desapareció por completo ya en diciembre.

Por el club de lectura pasaron, en el 2015, Saramago, Dickens, Marai, Bioy Casares, Sábato y Duras, entre otros. Fueron diez autores que encontraron su hogar en libreros de casas comitecas.

Este año el club de lectura siguió su camino y dimos un paso adelante con la organización: planeamos el cronograma de lecturas para la primera mitad del año. Volvieron Marai y Duras pero aparecieron las plumas de Toni Morrison, Roberto Bolaño, Leila Guerriero, Gustave Flaubert y Juan Villoro, entre otros. Además, cuando hubo oportunidad, complementamos la lectura con una adaptación al cine (caso de Beloved y Una novelita lumpen).

Ha sido un enorme y lindo convivio literario. Y estoy seguro que se mantendrá durante mucho tiempo.