He comprado mi último libro del año: El camino de Ida de Ricardo Piglia. El año pasado (¿o el antepasado?) también compré Blanco Nocturno que, a la postre, terminaría recibiendo un par de premios muy importantes. Esta vez empiezo la novela con ganas de disfrutarla pero especialmente con muchas ganas de volver a estar en un colectivo1 o en el subte2 leyendo un libro y no un ebook.

En el primer viaje a mi casa con el libro entre manos leí el capítulo uno en el que se narra la llegada de Emilio Renzi a la Taylor University que, según Wikipedia, existe y es de corriente cristiana evangélica. Sin embargo, la Taylor University del mundo real está ubicada en el pueblo de Upland, Indiana mientras que la universidad que describe Renzi, que como su homónima es elitista y prestigiosa, está en New Jersey, exactamente a sesenta kilómetros de New York, también en un pueblo tranquilo donde nunca pasa nada.

Con las primeras páginas de la novela no pude dejar de acordarme de otra novela que leí el año pasado en una librería del barrio: Yo también tuve una novia bisexual de Guillermo Martínez. La trama arranca de la misma manera: un profesor argentino termina, no muy convencido, dando clases en una universidad de un pueblo de Estados Unidos. “Un cementerio donde vienen a morir los escritores”, diría Ida Brown, la máxima autoridad de la Taylor University.

Sin embargo estoy seguro que las novelas sólo tendrán parecidos en el planteamiento: no espero en la de Piglia las narraciones sexuales (al mejor estilo de Las edades de Lulú) que hizo Martínez con la pareja profesor/alumna mientras el protagonista elucubra sobre teoría literaria.

Veremos entonces, Renzi, cómo concluye  tu viaje.

  1. Camión en México []
  2. Metro en México []