La ceremonia de mi titulación está programada para el 21 de octubre. Invité a tres maestros que fueron los que me dejaron con más satisfacciones, por diferentes razones: Alberto Espejo, Rebeca Martínez y Malva Flores. Lo que tienen en común es que los tres me transmitiron pasión por lo que saben y eso lo agradezco.

Por otro lado, los proyectos post-periódico van de maravilla. Creo que no había contado que renuncié al periódico a finales de agosto y decidí buscar objetivos, trabajos y acciones que me llenaran realmente. Inicié junto con Sol la página deInter-Cambio y hay páginas programadas hasta el final de año. Una de ellas para la tienda de productos orgánicos El manantial de las flores, que era justo uno de los objetivos que teníamos cuando concebimos el proyecto y eso nos pone muy contentos. También términé la página sobre unos títeres hechos de semilla de árbol pero no ha podido ser públicada aún.

El evento de Trueque21 fue un éxito. Lo organizamos Sol y yo con el apoyo de algunas personas y la satisfacción de todos los asistentes al trueque demostró que para que algo salga bien sólo se necesita ser organizado y tener las cosas muy claras. Ahora estamos viendo si podemos organizar otro para diciembre, y parece que sería el último, al menos por nuestra parte. La idea no es ser los papás de este tipo de eventos, sino que todos puedan organizar el suyo.

La Secretaría de Relaciones Exteriores tiene abierta la convocatoria para las maestrias en Argentina (y otros países) que inician en el 2009. Aunque siempre sostuve que estudiar una maestría apenas salir de la licenciatura no era uno de mis objetivos principales, tampoco estoy peleado con ello. El hecho es que en la Universidad de Rosario está la única que me ha llamado la atención: Enseñanza de Lengua y Literatura. Alberto dice que no hay que perder tiempo y hacer la solicitud. Los tiempos están encima porque hay que ponerse en contacto con la Universidad, enviar el proyecto de investigación y luego aplicar para la beca en la SRE. Muchas cosas y aún no estamos seguros de querer irnosa la voz de ya en enero. Por otro lado, parece una increible oportunidad. Estamos poniendo mucha reflexión en eso.

La próxima semana puede que nos vayamos a Tepanyegual, una comunidad en la Sierra de Puebla a pasar unos días arreglando computadoras y, con suerte, echando a andar un sistema para que su biblioteca pueda funcionar adecuadamente. Tienen una excelente selección con títulos fantásticos pero la falta de una clasificación dificulta poder encontrarlos.