El nerviosismo toma forma de insomnio. Que curiosa sensación.

Aún así, el camino parece correcto.