A principios de los noventa, Nahuel Maciel se convirtió en leyenda por plagiar e inventar con eficacia, sin vacilación, largas entrevistas a personalidades como Gabriel García Márquez, Carl Sagan, Umberto Eco, Mario Vargas Llosa y Juan Carlos Onetti, que fueron publicadas entre 1991 y 1992 por el suplemento de cultura de El Cronista Comercial, un diario de la capital argentina.El hombre que se convirtió en espejo

Nahuel Maciel es el personaje que Eliezer Budasoff retrata en su crónica “El hombre que se convirtió en espejo”,  texto con el que ganó la segunda edición del premio “Las nuevas plumas” en 2011. Dijo Budasoff al respecto de su crónica: “Pretende ser una mirada luminosa y creo que muy necesaria sobre un dato con el que yo crecí como periodista, escuchando una y otra vez historias de esta persona en el semanario Análisis donde empecé a trabajar a los 19 años”.

La historia de Maciel  tiene similitudes con la película Shattered Glass1, basada en en la vida de Stephen Glass, un periodista que trabajó durante años en The New Republic y que inventó parcial o totalmente buena parte de sus artículos publicados.

Para adentrarse en el mundo de los periodistas fabuladores, ambas historias son excelentes. Afortunadamente, la crónica de Budasoff está publicada completa en la Revista Gatopardo.

[button color=”light” size=”” type=”fancy” icon=”eye” target=”_blank” url=”http://www.gatopardo.com/ReportajesGP.php?R=127″]Leer la crónica “El hombre que se convirtió en espejo”[/button]

  1. El precio de la verdad []