Mientras la Ciudad se aleja de las convulsiones causadas por el calor agobiante y la falta de electricidad en algunos barrios, he decidido que el primer post del año sea un recuento, a vuelo de pájaro, de lo que ocurrió en el 2013.

Veamos.

 Enero

El año empezó muy arriba con el viaje al PokerStars Caribbean Adventure en Nassau, Bahamas. Un evento de poker que conocía desde el 2003 y al que siempre soñé con ir. Fueron diez días de mucho trabajo pero mucha emoción.

Febrero

Hice otro viaje, bastante más cerca y por motivos muy diferentes. Fue invitado por la EDUCREA para el Primer Congreso de Educación en Zona Oeste en Lincoln, provincia de Buenos Aires. Di una charla de veinte minutos sobre Internet y redes sociales en la escuela. Me fue bien, Lincoln me gustó mucho y pude volver un par de meses después.

Marzo

Después de cuatro años de vivir en Argentina por fin conocí la famosa Costa Atlántica. Con Sol (y Emilia) tomamos vacaciones y estuvimos siete días en Villa Gesell cuando el frío ya estaba llegando y los únicos que paseábamos por la playa éramos nosotros. Unas lindas vacaciones en un lugar al que, curiosamente, volvería también más adelante.

Abril

El poker sigue siendo fundamental en mi vida. Una empresa editorial me contrató a mí y a un amigo para escribir cincuenta fascículos para aprender a jugar al póker. Los fascículos se están publicando actualmente al ritmo de uno por semana y se venden en los kioskos de todo el país. Oficialmente soy un autor publicado y no tuve que pagar por ello.

Mayo

Realicé mi último viaje internacional para cubrir un evento de poker. Fue a Panamá (confirmé que odio esa ciudad) y, a pesar de que el torneo fue pequeño, sufrí bastante y no me quedaron ganas de repetir la experiencia. Volví a Buenos Aires muy enfermo (lo llamé el Virus Panameño), fiebre, dolor de cuerpo, gripe, y contagié a todos mis seres queridos.

Junio

Los primeros días estuve muy enfermo. Después enfermó Guille, después Sol y, por último, Esteban que volvía de México después de un viaje de seis meses. También cumplí 27 años y lo celebré muy por lo bajo pero con personas a quienes quiero de verdad. Como regalo de cumpleaños abandoné Facebook y retomé la escritura del blog.

Julio

Comenzó de forma frenética la búsqueda de un departamento para vivir. Queríamos una casa vacía para poder llenarla con las cosas que nosotros quisiéramos y no aquellas que otros hubieran dejado. Decidí que en septiembre viajaría a México y además me propusieron volver a Lincoln durante una semana para dar cinco talleres a los docentes de la Escuela del Alba.

Agosto

Sol cumplió años y conseguimos organizar y ejecutar un viaje relámpago a Villa Gesell con tres amigos más. Estuvimos un fin de semana caminando por la playa (sin meternos porque el agua estaba helada) e intentando relajarnos. Esta vez Emilia no fue. Fui a Lincoln y di los talleres, en cinco días hablé más que en un mes entero.

Septiembre

Viajé a México por primera vez en dos años y medio. Mi único objetivo era ver a mi familia en Chiapas y Veracruz y, ya si se podía, a algunos amigos. La pasé muy bien y confirmé que Argentina era el lugar a estar, al menos a mediano plazo. Me perdí uno de los momentos más emocionantes en Buenos Aires: Sol abrió la puerta de un departamento vacío. Nos mudamos de forma definitiva y cuando volví de México lo hice a una casa que nunca había visto.

Octubre

Trabajé mucho en casa. Volví a hacer una página web después de mucho tiempo. Escribí, escribí y cuando me cansaba, seguía escribiendo.

Noviembre

Sol estrenó la obra de teatro Ex-Niñas y tuve la oportunidad de participar en ella durante seis domingos. La evolución del grupo Teatro Horizontal es enorme y la puesta en escena tuvo muy buenos comentarios. Yo me divertí mucho estando en ella: era como un apoyo técnico pero también podía ser un actor si el público me miraba atentamente.

Diciembre

Hay que aceptarlo: no hice mucho. Me preocupé por ir cerrando ciclos mientras me quejaba por el calor excesivo y buscaba lugares con aire acondicionado.

[divider]

Así se fue el año. Por supuesto, estuvo rodeado de amigos, celebraciones, momentos tristes, dramas y alguna que otra cosa más.