El año dos mil diez ya es historia. Ahora viene otro reto, otra hoja en blanco que habrá que llenar lo mejor posible. Lo que se viene, sin duda, será bueno.